domingo, 27 de enero de 2008

MAMUT

Supongo que quien mas quien menos conocerá a Summer Glau. Era una de las protas de Firefly, una serie tan buena que se vieron obligados a cancelarla, y Serenity, la peli que completaba la historia de dicha serie. Ambas muy recomendables, aunque al final se acabe convirtiendo en un remake mal disimulado de Buffy la Cazavampiros (chiste privado, no traten de entenderlo).

A un servidor le cae bien dicha actriz, por su talento interpretativo y su presencia en la pantalla (bueno, y porque está de toma pan y moja), asi que buscando entre su filmografía me topé con la película que nos ocupa: Mamut.

El film pertenece al género de mostruos. Así, sin ene. Todos hemos visto una alguna vez. La gente vive tan tranquila cuando de pronto aparece un bicho o bichos feos, grandes y normalmente indestructibles que se dedican a descuartizar a todo el mundo porque no tienen nada mejor que hacer. Ésta en concreto trata sobre la amenaza de un mamut zombie, poseido por un extraterrestre, que absorbe el alma de la gente con la trompa. Les dejo un ratito para que lo asimilen.

En un museo de una ciudad norteamericana, de cuyo nombre no quiero acordarme, se están preparando para exponer el cadáver congelado de un mamut. El bicho en cuestión todavía se halla dentro de un cubito de hielo del tamaño de una casa (de las grandes, no de las de protección oficial) en la sala de exposición. Supongo que si no lo tienen en una cámara frigorífica será porque en ese lugar son de los que ponen el aire acondicionado al máximo, si no, no me lo explico.

Este tipo que ven a la derecha es el doctor Frank Abernathy (interpretado por Vincent Ventresca. Pobre hombre, llamarse como un cacho de pescao...), encargado del susodicho mamut. Nos es presentado como un sabio despistado y algo torpe, aunque sin caer en el exceso, adicto al trabajo y además padre de una hija a la que siempre está defraudando por aquello de que se olvida de que existe. Lo típico, vaya. En la foto sostiene una gema azul que acaba de sacar del hielo y que además ha emitido una onda por el espacio interestelar al tener contacto con el aire. O algo así.

Las ondas llegan hasta un OVNI que pasaba por ahí y éste suelta una esfera en dirección a la tierra. Observen las antenitas con las chispas moviéndose por toda su longitud. Toda una declaración de intenciones. En este momento comienza la secuencia de créditos de la película, casi lo mejor del film.

El doctor vuelve a armarla olvidándose del cumpleaños de la ninia y ésta última nos es presentada. No tiene mucha relevancia, es la clásica adolescente de este tipo de películas, a la que su abuelo está convirtiendo en una friki.

El abuelo es otro personaje importante. Un absoluto creyente de los ovnis y toda su parafernalia es una de esas personas que escucharían embelesadas todo lo que Fox Mulder tuviera que decirles. Apasionado de la ciencia ficción barata, no para de citar películas de serie B en todo momento. Su paranoia le llevará a pensar que la Tierra está sufriendo una invasión de monos del espacio. La razón, más adelante.

El abuelo está interpretado por Tom Skerrit, el tipo que hizo de Dallas en Alien, el octavo pasajero, y salvo su gusto por los temas magufos, es de los mas sensatos que aparecen en la película.

Por fin, la sonda alienígena llega a la tierra en forma de meteorito y, guiada por la gema azul, se estrella en pleno museo. Un ente de pura energía sale de la esfera y se mete en el mamut que, por supuesto, se cobra la primera víctima en la figura de un guardia, al que le esnifa el espíritu.

A partir de aquí, el bueno del mamut desaparece, empleando por primera vez su sorprendente habilidad para camuflarse. Al fin y al cabo, se trata de un elefante de cuatro metros y mas de 15 toneladas, cuyos pasos hacen retumbar la tierra, que se larga tan campante de un museo situado en el centro de una ciudad y a plena luz del día. Dicha habilidad la empleará mas veces a lo largo del metraje.

El buen doctor encuentra otra excusa perfecta para justificar el haberse olvidado del cumpleaños de su hija "lo siento, cariño, ha caído un meteorito en el museo", cuando aparece el sheriff con sus dos ayudantes. Por supuesto, ya que hay un muerto, se hacen cargo de la investigación mientras hacen gala de su campechanía, casi igual que la de un monarca europeo moderno.

Pero el asunto permanece poco tiempo en sus manos. En seguida aparecen dos individuos vestidos de negro, que dicen pertenecer al gobierno y que se hacen cargo de la situación en el momento. Debían de pasar por ahí cerca, porque no tardaron nada en llegar.

Mientras, el abuelo arregla un poco el desaguisado del padre, regalándole a su nieta un volkswagen escarabajo rojo, para que estrene su carnet de conducir. Y en buen estado, además. El coche, por cierto, se llama Klaatu. Como he dicho antes, el abuelo es un friki de cuidado.

La niña decide fugarse esa noche con su novio a una fiesta que dan en el bosque (¡qué inesperado giro de los acontecimientos!) aprovechando que pueden ir en coche. El buen doctor les ve largarse y decide ir en su busca justo cuando llegan el hombre y la mujer de negro a tener una charla. Frank les convence de que le lleven a buscar a su hija descarriada en su coche mientras le cuentan lo que sea.

Por supuesto, el mamut aparece en la fiesta y se lia a trompazos, pisotones y churrupaítas. En este momento por fin la protagonista femenina hace lo que mejor saben hacer las heroínas de acción. Chillar como locas.

Los Men in Black y el buen doctor, guiados quien sabe por qué instinto paternal, llegan a la zona de la fiesta y recogen a los críos. No sin antes toparse con el mostruoso mamut y brindar la oportunidad a los agentes del gobierno de hacer gala de su armamento energético ultramoderno. Esas cosas raras que se ven en la imagen son las ondas de energía que emanan del arma.

A partir de aquí la película se vuelve algo confusa, y tanto el mamut como los protagonistas se pierden de vista unos a otros con asombrosa facilidad. Mientras unos van en busca del abuelo, el otro decide asolar la ciudad, visto que el bosque era mas aburrido, y se topa con un tipo disfrazado de gorila, figura mítica que no debe faltar en ninguna película de bajo presupuesto. Del trompazo que le pega al pobre hombre le manda directamente al tejado de la casa de los protagonistas, donde se empala con la antena de televisión y cae atravesado al jardín. El abuelo, al verlo, llega a la lógica y congruente conclusión de que nos están invadiendo monos del espacio.

Nuestros héroes se dirigen a la comisaría pensando en una forma de detener al mostruo. Afortunadamente, resulta que el médico forense del lugar conserva en un congelador su mano izquierda poseída por otro alienígena igual y les da la clave para vencerlo: el frío. Menos mal, si llega a ser un forense cualquiera se nos mueren ahí mismo, sin descubrir el punto débil de la criatura. Para devolver la mano a la vida la descongelan en un microondas. Un tipo práctico, sin duda.

Como resulta que si no se cargan al mamut el gobierno se los cargará a ellos para evitar la contaminación alienígena y todo eso, deciden ir a por él tendiéndole una emboscada en una fábrica donde disponen de todo lo necesario para encerrarlo y congelarlo. Frank sale al exterior para atraerlo usando la gema azul a modo de gps. Una vez mas, el mamut zombie alienígena demuestra que, además de todo lo antes mencionado, posee habilidades propias de un ninja, plantándose delante del doctor sin que éste note que se le acerca.

La conclusión de la historia veanla por ustedes mismos, que la peli vale al menos un visionado. No es ninguna maravilla pero al menos no comete el error de otros productos similares de tomarse en serio a sí misma. Es un despropósito desde el principio y no lo ocultan, y hasta consiguen que los personajes resulten entrañables. La única pega que le veo son algunas muertes de algún que otro personaje importante que rompe el ambiente festivo del resto.


4 comentarios:

Anónimo dijo...

venga va so cabron....reconoce que a tí el cine trash te la pone dura y te gusta, no como eso que llaman cine convencional o comercial que ultimamente aburre hasta al santo job. y mira que tiene paciencia el jodio....no me quiero imaginar el día que te dé por destripar el llamado por los gilipollas que se las dan de directores cine de autor....ese día querido, Hanibal Lecter a tu lado parecerá la madre teresa de calcuta....

Post Data: en la aldea no tenemos escaleras mecánicas. Así haces ejercicio no como el homo urbanita, que más bien tendría que llamarse homo gandulensis máximus
^_^....enga vá...si en el fondo a mí la city me mola sobre todo en primavera con las adolescentes vestidas como putas finas alegrando la vista al personal

Post Data 2 : Parafraseando a Andrés Montes....PORQUE LA VIDA, QUERIDO CHACHE, PUEDE SER MARAVILLOSA

Nick Savage....enfant terrible y n iño mimado del MaG por los siglos de los siglos...amén

Deka Black dijo...

Joder, menuda jotya! Quieroverla! ¡Ya! Esto me recuerda la pelicula esa de la Toho enla que un organismo alieigena poseia/infectaba a bichos normales y los hipertrofiaba. En cuanto a lo del origen alien del asunto, quiero decir.

Nada, nada, habra que buscarla.

Anael MarsW dijo...

Jejeje pues tiene buena pinta, a ver si la pillo para echarle un vistazo ;D

Fëadraug dijo...

La he visto. Pensé que haría que me revolviera en mi asiento, pero en vez de ello me ha parecido entretenida. Una película cutre de serie B que no se toma en serio a sí misma es de agradecer.

Coincido también en que hay alguna que otra muerte rompe con el tono festivo, pero a pesar de ello es agradable de ver. Agradable básicamente porque es más bien una parodia de este tipo de películas con mostruo (sin n) exageradas y ridículas.